Empezando un Ministerio Juvenil – Los Primeros Dos Meses (VIDEO)

Me llegan muchas preguntas de los que están comenzando en el ministerio juvenil. Muchos quieren saber que es lo que tienen que hacer para empezar bien en el ministerio.

Hay muchos consejos que les podría dar, incluyendo los de: orar, leer tu Biblia, ponte a buscar recursos, etc. Todas estas ideas son buenas (y deberías hacerlas).

Sin embargo, hay un consejo que creo que es tan importante como estas otras cosas. En este video hablo de lo que haría durante los primeros 30 a 60 días de un nuevo ministerio juvenil.

No te olvides que puedes suscribirte a mi canal de Youtube en www.youtube.com/minjuvenil.

Los Nervios al Momento de Predicar

Me pasa cada vez que me toca predicar. Puede ser en un grupo de niños, una reunión de jóvenes, o en un servicio para toda la iglesia—no importa—pero me pasa. Mi estomago empieza a sentirse diferente—como si fuera mariposas volando alrededor de los tacos que acabo de comer. La boca se me seca. Hay nervios mil. Mis piernas empiezan a temblarse. Tengo un diluvio de energía en mi cuerpo. Sudo como si fuera el ultimo minuto del mundial.

No tengo miedo de hablar en publico. No le temo a la audiencia. De hecho, es una de las cosas que mas me gustan en el mundo. Me encanta hablar en publico. Los nervios no vienen de pararme en publico sino del mensaje que voy a predicar. Y espero que nunca se me quite, y espero que lo sientas también.

Déjame explicar.

El mensaje del evangelio es de tanta importancia que los mensajeros tienen que asegurarse que lo están predicando correctamente. Hace unos días estaba leyendo en Gálatas precisamente sobre este tema, y me recordó por que me pasan estas cosas a la hora de pararme y predicar.

Pablo escribe: “Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema. Como hemos dicho antes, también repito ahora: Si alguno os anuncia un evangelio contrario al que recibisteis, sea anatema. Porque ¿busco ahora el favor de los hombres o el de Dios? ¿O me esfuerzo por agradar a los hombres? Si yo todavía estuviera tratando de agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo.” (Gálatas 1:8-10)

Si eso no te da nervios, no entiendes el peso de las palabras de Pablo en este pasaje. Cuando tu y yo nos paramos a hablar del evangelio, si no predicamos el verdadero evangelio que viene de la Palabra de Dios, Pablo dice que somos anatema. Anatema significa “maldito, apartado para la destrucción.” Pablo no juega con el evangelio. Como tiene el poder para la salvación (Romanos 1:16), nuestro trabajo es predicarlo de manera correcta. El “Diccionario de Vine” lo explica de esta forma, “El apóstol declara en los términos más enérgicos posibles que el evangelio que él predicaba era el único y exclusivo camino de la salvación, y que predicar otro equivalía a hacer nula la muerte de Cristo.”

Por eso es tan importante que los lideres juveniles estudien la Biblia, que nos preparemos para compartir las buenas nuevas, que podamos responder a preguntas y aclarar dudas sobre el evangelio, que sepamos lo que se enseña en la Palabra de Dios, y que vivamos con nuestras acciones lo que el evangelio significa en la vida de un creyente.

Te ruego, no tomes a la ligera tu responsabilidad ante los jóvenes. No te olvides de la grandeza de la Palabra de Dios y el poder del evangelio.

Predica la Palabra—predica el verdadero evangelio.

¿Estás en una Etapa Difícil? Recuerda Esto…

Una de las cosas que Dios me ha enseñado es que su propósito siempre se cumple. Aun cuando parece que las cosas no van bien, el Señor cumple sus propósitos en mi vida y en el ministerio.

Si tomas un minuto para pensar en las grandes historias de la Biblia, te darás cuenta que no siempre parece que el propósito de Dios se cumplirá. Muchas veces, parece que las cosas están fuera de su control. Pero NUNCA es así.

Algunos Ejemplos

  • Parecía que José iba a morir olvidado en una cárcel en Egipto, pero Dios le dio una alta posición en el gobierno.
  • Parecía que Moisés iba a vivir en el desierto para siempre después de matar a un hombre, pero Dios lo convirtió en el líder que guió al pueblo a la libertad.
  • Parecía que el ejercito Egipcio iba a regresar al pueblo de Israel a la esclavitud, pero Dios abrió el mar para que pasaran al otro lado.
  • Parecía que el ministerio de Jesús iba a concluir en una cruz con sus seguidores dispersados por todos lados, pero resucitó al tercer día.
  • Hay muchos, muchos mas…

A veces pienso que estoy desgastando tiempo o que no veo resultados que quisiera ver en algún aspecto de mi vida. A veces parece que los propósitos de Dios no se cumplirán ni en mi vida, ni en mi familia, ni en mi ministerio.

Hace unas semanas estaba en medio de una semana difícil, y andaba un poco estresado, pensando que no tendría éxito en nada. Pero Dios me enseñó el siguiente versículo (de nuevo) y las verdades que esta porción de las escrituras enseñan:

Salmo 138:8 – “El Señor cumplirá en mí su propósito. Tu gran amor, Señor, perdura para siempre; ¡no abandones la obra de tus manos!”

Estas son las preguntas que me hice:

  • ¿Quién cumplirá?: DIOS. El es el responsable de cumplir sus propósitos. Por mucho que intento hacer su voluntad, necesito recordar que es el trabajo de Dios cumplir su propósito. Yo debo hacer mi parte, haciendo lo que me pide, pero los resultados vienen de El.
  • ¿Qué cumplirá?: SU PROPOSITO. Muchas veces me frustro con los resultados de algo por que quiero que Dios cumpla MI PROPOSITO. La verdad es que el Señor va a cumplir su propósito—no necesariamente el mío.
  • ¿De quién es el propósito?: DE DIOS. Ve el punto numero dos.
  • ¿Dónde cumple el propósito? EN MI. Muchas veces el propósito de Dios que creo que se debe cumplir es el propósito en alguien mas. Muchas veces Dios es mas interesado en lo que pasa en mi vida que en lo que pasa alrededor (suena muy egoísta, pero es verdad…Dios esta muy interesado en mi crecimiento y en tu crecimiento).
  • ¿Por qué cumplirá?: POR SU AMOR Y SU FIDELIDAD. El amor de Dios perdura para siempre. Su fidelidad es increíble. El Señor cumplirá su propósito en ti y en mi por SU AMOR y SU FIDELIDAD.

Después de analizar este versículo, tengo que reconocer que el Señor cumplirá en TI su propósito. El señor cumplirá en tu ministerio su propósito. El Señor cumplirá en TUS JÓVENES su propósito.

Mi nivel de estrés baja mucho cuando recuerdo que el Señor es el que va a cumplir sus propósitos. Yo tengo el privilegio de ver como lo hace en mi vida, familia, y ministerio.

Tal vez estas viviendo una etapa difícil. Recuerda que Dios cumplirá su propósito en ti, por que su gran amor perdura para siempre.