Este artículo fue escrito por Juan Roman Jacinto, pastor de jóvenes de la Primera Iglesia Bautista Dios es Amor en Puerto Escondido, México. Si te interesa aportar un articulo, recurso, o reflexión, hay mas información en la pagina de contribuciones.

[NOTA: Para leer mas artículos sobre este tema, te recomiendo la serie de “El Líder Juvenil y la Biblia“]

Regularmente nos preguntamos ¿Cómo puedo armar un estudio bíblico? donde los jóvenes entiendan las verdades bíblicas por experiencia propia, para ello, quisiera compartir una idea para esta reunión que he hecho y que trae un provecho necesario.

Temática. Revisa los pasajes, libros o personajes a estudiar para ayudar a nuestros jóvenes a entender la palabra de Dios. En un caso personal estamos leyendo a Jesús en el evangelio de Mateo.

Punto de Reunión. Ubica un lugar en donde los jóvenes puedan asistir y sentirse cómodos para leer, puede ser en una casa, o bien en las instalaciones del templo.

Horario. La hora importa, y debe ser una hora aproximadamente, puede ser un programa extra, y no temas en abrir una reunión más porque te darás cuenta porque es realmente importante estudiar la Biblia juntos, y se necesita un sacrificio para seguir a Jesús. De hecho los discipulos tuvieron que dejar muchas cosas por estar con el Maestro, esto es para valientes demasiados ocupados y que quieren experimentar MÁS de lo que es conocer a Jesús.

Abre la invitación a todos los jóvenes que quieran profundizar en la palabra de Dios, y sólo estarán los interesados en el reto, comienza con ellos aunque sean 10 o menos.

Ojo: La reunión tiene que ser una vez a la semana, o cada quince días de una sola hora.

Dinámica del programa.

Comenzar la reunión en punto. Si es a las 6 pm, adelante a iniciar con los que estén. No esperes abrir más tarde la Biblia porque otros no llegan.

Explicar el propósito de la reunión, también proporcionarles preguntas que le harán al pasaje Bíblico, por ejemplo: ¿Quiénes?, ¿Cuándo?, ¿Dónde?, ¿Qué aplicación trae a mi vida? (Puedes conseguir una guía para estudiar la Biblia)

Asignarles lugares en dónde ellos podrán estudiar la palabra de Dios por apartado, en caso de que se pueda acceder a instalaciones grandes, si no darles el tiempo de 30 minutos para que cada quién lea, estudie, pregunte y vuelva a leer el pasaje Bíblico.

A los 30 minutos volver a reunir (usa una alarma) a todos los muchachos y a comenzar con las conclusiones que cada quien tiene, de acuerdo a lo que Dios le ha mostrado en el pasaje Bíblico, te sorprenderá saber que Dios le habla a cada joven de manera singular, y en otras todos estaremos de acuerdo con las verdades eternas.

Ojo: Sólo seremos guías en el estudio, no lo impartiremos, sino seremos de apoyo para los pasajes complejos o bien difíciles de interpretar, para ello debemos prepararnos antes para saber que responder. Dejemos que los muchachos expresen sus opiniones.

La regla es: Que todos pueden participar y que sus comentarios serán de reflexión. También es necesario hacerles ver que es una reunión profunda y no “diversión tradicional”, o sea no se trata de pizzas, ni chistes (para eso son nuestras reuniones tradicionales de jóvenes). Así que al menor “relajo” que se haga y no tiene que ver acerca del tema que se esta viendo se puede hablar con el joven de que cambie su conducta o bien el programa no es para él (Lo he hecho con dos de mis jóvenes) y aún siguen asistiendo a los “cultos normales”

Puede ser que tienes una idea más acerca de estas importantes reuniones de Estudio Bíblico. Por favor, deja tus ideas o comentarios.

Y si deseas saber más a detalle acerca de esta reunión puedes escribirme al correo: saulo_t@hotmail.com.

Saludos líderes de jóvenes.